La historia del Gin-Tonic (y cómo hacer el Gin-Tonic perfecto)

El gin-tonic es una de las bebidas más de moda últimamente. Sólo hay que fijarse en las sobremesas, en los bares de copas o en las discotecas de moda para ver que el gin-tonic está más presente que nunca en nuestro país.

Pero… ¿de dónde viene esta refrescante bebida?

Si queremos conocer el origen del gin-tonic debemos trasladarnos a la India del siglo XIX. En aquella época los colonos británicos tomaban quinina para evitar contagiarse de la malaria. Preparaban una mezcla con quinina extraída de los árboles de la fiebre, agua y aromatizantes. Más tarde, sustituyeron el agua por la soda, para hacerla más digerible, y crearon así la Indian Water Tonic.

Finalmente, y después de ver que el sabor de la mezcla era extremadamente malo, le añadieron alcohol que habían traído de su tierra: la ginebra. Así nace el gin-tonic.

El gin-tonic se puede preparar de infinidad de maneras distintas y a pesar de su sencillez dependiendo de quién y cómo se prepara el resultado final puede variar muchísimo.

Un gin-tonic bien preparado puede ser una auténtica delicia. Por eso, en Tutellus te enseñamos ha hacer el mejor gin-tonic. Descubre diferentes tipos de ginebra, cómo crear las mejores combinaciones de tónica y los complementos ideales para tu gin-tonic.